Fachadas Ventiladas Metalicas

La utilización de una fachada ventilada supone una importante aportación al ahorro energético del edificio, el cual puede alcanzar entre el 20% y un 30% del consumo. Para rehabilitar una fachada, las fachadas ventiladas metálicas IMAR son la mejor opción, esto es especialmente importante en edificios con varios años de antigüedad, pues su estructura no fue diseñada para soportar pesos adicionales en la fachada.

 

Propiedades:

  • Facilidad y rapidez de instalación: Facilidad de colocación para instalar los elementos mediante anclajes mecánicos.
     
  • Durabilidad: El sistema proporciona estabilidad a la estructura, lo que reduce el riesgo potencial de fisuras.
     
  • Sistema ligero: Es el sistemas del mercado más ligero. La opción más ligera para rehabilitar una fachada.
     
  • Sustitución de paneles individuales: Este sistema facilita la sustitución de partes individuales, según sea necesario, de una manera muy sencilla y sin obras.
     
  • Eliminación de la condensación en la cara interior de la pared: La diferencia de temperatura entre el aire interior y la cámara de aire exterior produce un flujo de aire que se denomina efecto chimenea. Los espacios entre las baldosas también favorecen la ventilación de la estructura, evitando la humedad y el efecto de condensación.
     
  • Sistema flexible: Posibilidad de intervenir en el proceso de diseño de las piezas, para obtener la composición de fachada deseada.
     
  • Amplia gama de materiales metálicos: Posibilidad de utilizar placas de acero, aluminio, cobre, zinc o titanio.
     
  • Diseño: Multitud de posibilidades en acabados permitiendo diseñar la fachada con la más amplia gama de colores metalizados hasta imitaciones en piedra, madera o acero inoxidable

 

Acabados de fachadas ventiladas metálicas
EJEMPLOS de fachadas ventiladas metálicas